martes, 4 de junio de 2013

Otro higuereño: DIEGO JOSE NAVARRO virrey de Cuba

    Hace escasos dias, he recibido del Archivo Histórico Nacional una copia del expediente (200 páginas) que sirvió para nombrar caballero de la Orden de Santiago a nuestro paisano Diego José, encontrandose en él numerosos datos sobre su relación con el pueblo que lo vio nacer. Nacido el 4 de Febrero de 1708 y bautizado el 14 del mismo mes en la Iglesia Parroquial de San Sebastián, hijo de Diego Navarro que era natural de Corteconcepción y de Rosa María García de Valladares, ambos de familia de hijosdalgo y hacendados muy pudientes, siendo sus abuelos paternos Alonso Navarro, natural de Higuera, que fue Alcalde de la Hermandad en 1681 y Ordinario en 1682, casado con Catalina Sánchez que era nacida en Los Marines y descendiente de una familia acaudalada, y sus abuelos maternos fueron Juan Hidalgo de Valladares, Alcalde Ordinario en 1674, junto a su esposa Isabel Rufo Rodríguez, nacidos ambos en Higuera.
     La madre murió a los pocos dias de su nacimiento y su padre marchó a Niebla, de donde era Corregidor, quedadando al cuidado de una nodriza y bajo la tutela de su tio Juan García Valladares, cura más antiguo de la localidad, que guió su educación hasta su marcha para ingresar en la Guardia Real, sección de Infanteria, el 1 de Enero de 1732, cuando tenía 24 años, que eran tropas de élite y de dificil acceso si no existián fuertes vinculos con las altas instancias del Reino. Al ser hijosdalgo y tener antecedentes de familiares suyos entre la oficialidad de el Ejército, su ingreso no tuvo dificultades pasando el periodo de formación e incorporandose a la campaña de Italia con el grado de teniente y acabada la misma, después de meritorias acciones en la batalla de Bitondo y caer prisionero, fue canjeado y regresó a España con el grado de Capitán de las Guardias Reales Españolas, equivalente al grado de Coronel en el Ejército Regular.
      Durante su estancia en Madrid pide el ingreso como Caballero en la Orden de Santiago y se inicia un proceso que culminaria con la admisión y concesión del Hábito en 1763, después de pasar las numerosa pruebas a las que fue sometido. El tuvo que presentar su árbol genealógico, hasta llegar a sus bisabuelos, para que tanto él como sus antecesores hasta cuarto grado fueran fiscalizados en lo referente a sus hidalguias, purezas de sangre (no podian ser descendientes de judios, moros o conversos),ni tener oficios viles o mecánicos, ni haber sido condenados por el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición,ni ser bastardos, ni haber cometido delito grave, ni proceder de descendencia sin bautizar y casar por la Iglesia,saber montar a caballo y tenerlos en propiedad, ser hacendados y tener escudo de armas, etc.
     Fueron comisionados por la Orden dos caballeros profesos,uno el seglar llamado Antonio Manuel Carvajal, de los Santos de Maimona (Badajoz) y el otro era religioso del Convento de Santiago el de la Espada de Sevilla,que se llamaba José Tinoco de Castilla,en calidad de Informadores y para ello se desplazaron a Higuera donde entrevistaron a 16 testigos : Diego González,Bernabé Rincón (comisario del Santo Oficio), José Esteban Rufo (alcalde Ordinario y de la Sta Hermandad), José de Chaves,Manuel Manzano,Juan Robledo,Diego Martín,Florencio Gómez,Luis Márquez,Tomás Martín Rufo, José Soriano,José Moreno, Juan Tomás Bejarano, Esteban Rincón, José Ramos y Diego Martín Rufo. Todos ellos dieron buenos informes sobre el Pretendiente a la Orden. Posteriormente, tomaron declaración a testigos de Corteconcepción y de Los Marines, por ser los lugares de nacimiento de el padre y de una de las abuelas de Diego José y todos los informes fueron favorables. Después cotejaron todas las actas de Bautismo y Matrimonio de todos ellos, así como los testamentos otorgados por sus ascendientes. Finalmente, tras la aportación de los Informes al Consejo, se le concedieron los hábitos de Caballero de la Orden de Santiago a Diego José Navarro.
     Posteriormente, participaría en la guerra con Portugal, sería nombrado Gobernador de los Corregimientos de Mataró y Tarragona y, sería nombrado por el Rey Gobernador de la isla de Cuba y Capitán General de La Habana (1777-1781), terminando como Capitán General de Extremadura y, finalmente, miembro del alto mando militar en Madrid. Murió el 8 de Marzo de 1784, a los 76 años de edad, en Madrid y fue enterrado en el desaparecido Convento de la Merced de la Calzada, que fue demolido años más tarde, en el solar que hoy ocupa la plaza de Tirso de Molina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario