martes, 23 de abril de 2013

EUROPA: ¿LA SOLUCIÓN O EL PROBLEMA?

     El debate está abierto. Hemos pasado de compartir la esperanza de una Europa unida, fuerte y solidaria a dudar de un proyecto que presenta grietas por todas partes. Lo que parecía ser la solución para enfrentarse con garantías a los grandes retos de una economía globalizada, ante los grandes desafíos norteamericanos, japoneses y recientes de los chinos, nos estamos percatando que los resultados nos muestran una realidad muy alejada de los objetivos fundacionales de la UE, donde las diferencias Norte-Sur del continente se agrandan con mayores desventajas para los sureños frente a los septentrionales, con una perdida alarmante de derechos sociales y una recesión económica que hace peligrar la pacífica convivencia en algunos de estos países. No solo han perdido su autonomía política siendo relegados a servir de cobayas experimentales y sufridos rehenes de las decisiones que toman los más poderosos (léase Alemania) sin posibilidad de réplica alguna que sirvan de rebelión ante tan dañinas decisiones, sino que las apoyan aun en contra de la voluntad mayoritaria de la población. ¿Cómo se explica esta situación y hacia donde nos lleva? Esa es la pregunta que muchos nos hacemos y ante la que existen pocas respuestas. Las que conocemos no presagian nada bueno en un futuro inmediato y se tienen muchas dudas para el medio y largo plazo. El escepticismo se está apoderando de gran parte de una población desorientada y sin esperanzas. Bajo mi humilde y poco fundamentada opinión, solo caben unas cuantas reflexiones que me atrevo a exponer de forma muy resumida en lo que sigue:
     1ª) El sector financiero ha tomado las riendas de una dirección global de carácter puramente economicista y ha domesticado a los poderes políticos nacionales y supranacionales, dejándoles escasos márgenes decisorios y ubicándolos en posiciones de inoperancia casi total. El ultra liberalismo campa a sus anchas y busca la abundancia y el bienestar para un tercio de la población, dentro de diferentes escalas, sacrifica a la clase media y la sumerge en la pobreza que empieza a compartir con la clase históricamente más desfavorecida en los otros dos tercios. Se ha pasado de aquella teoría de las décadas de los sesenta y setenta del siglo pasado que pretendía el equilibrio social con la bonanza dirigida hacia los dos tercios de la población mundial, en distintas capas sociales, en base a sacrificar el tercio restante que sufriría las mayores consecuencias de la precariedad laboral y social. Era la teoría liberal de la época pasada que se ha desenmascarado en la actualidad, preconizando el capitalismo más salvaje basado en la rapiña y la acumulación de la riqueza en un escaso número de personas y sociedades.
     2ª) Ante el empuje de los países asiáticos, con escasos derechos laborales y sociales que, con una mano de obra barata y súper explotada, hace de pararrayos localizador para la ubicación de empresas en busca de mayores beneficios y trabajadores esclavizados por un horario sin limites y sueldos de miseria, insuficientes para cubrir el mínimo umbral de supervivencia, se planteen en la Europa que presumía de ser la abanderada del llamado estado del bienestar, el pasar a una estrategia para su desmontaje y sustituirlo, desde un atraso del reloj del tiempo, en un estado parecido a lo vivido en los años cincuenta del siglo pasado, dando paso a la precarización del trabajo y al recorte brutal de los derechos sociales. Con ello, se pretende crear una mano de obra barata, en una parte de Europa (sobre todo en la zona mediterránea), que disminuya costes de producción e incremente beneficios ingentes a la clase privilegiada.
     3ª) Para conseguirlo se implantará una Europa de dos velocidades donde, a través de una línea geográfica muy definida, los países del Norte sean los beneficiados económica y socialmente en detrimento de los del Sur (Grecia, Italia, Malta, España y Portugal), que pasarán a ser el granero de la mano de obra esclavizada y sometida. Desmantelados servicios sociales básicos y abolidos derechos laborales, serán el campo donde conseguir los mayores beneficios para las entidades financieras de los países del Norte.
   4ª) La eliminación del sector público que pueda reportar beneficios económicos será traspasado a las entidades privadas para la obtención de lucro, en detrimento de calidad y basado en recortes de recursos de toda índole. El negocio prevalecerá sobre el bienestar social. Estas y otras muchas cosas que empiezan a aflorar en estos tiempos darán paso a la mayor recesión jamás conocida. No hemos descubierto nada nuevo y que ya no sepamos pero siempre es bueno recordarlo para que está sociedad conformista y adormecida empiece a despertar de su letargo pasando a la acción, pacífica pero contundente, que consiga detener estos augurios tan dañinos para nuestra convivencia.