viernes, 28 de diciembre de 2012

La Escuela Pública de la 2ª mitad del siglo XIX en el medio rural

     En función de mi interés por encontrar noticias antiguas sobre mi pueblo, llamó mi atención, en una de sus páginas del libro "Anales de Primera Enseñanza: periódico de las escuelas y de los maestros", lo siguiente:
                                                            EXAMENES
      "D. José María Cubero, Secretario del Ayuntamiento constitucional de la villa de la Higuera, junto a Aracena, y Vocal Secretario de la Junta de Instrucción Pública de la misma. 
      Certifico: Que en el libro de actas de sesiones de dicha Junta, aparece una que copiada literalmente dice así: 
      En la villa de Higuera, junto a Aracena, siendo las diez de la mañana de este día veinte y dos de Enero de mil ochocientos sesenta y tres, el Sr. Alcalde D. José María Álvarez, nuevo Presidente, dispuso mandar reproducir los exámenes públicos prescritos por la Ley del ramo, que se habían celebrado en Diciembre último, y constituida la Junta de Instrucción Pública en la única escuela elemental de niños, a cargo de D. Benito Justo Blanco, el expresado Presidente insinuó dar principio al acto, después de haber registrado los libros de clasificación y matrícula, de los que resulta concurren setenta y cuatro alumnos de los cuales treinta y tres reciben la enseñanza gratuita. - Leido el programa de enseñanza de la mencionada escuela elemental, que abraza más asignaturas de las que conciernen a su clase, se personó el niño D. Pedro Crespo y Girón, y obtenido el debido permiso pronunció un razonado y breve discurso, haciendo ver la importancia de la educación y lo interesante que es que los padres de familia y autoridades locales auxilien a los profesores, para que éstos puedan cumplir exactamente su misión, secundando los benéficos esfuerzos de nuestra magnánima Reina (Q.D.G.) y de su ilustrado Gobierno, quedando la Junta llenísima de satisfacción, tanto de su contenido, como de la expresión y soltura con que ha sido pronunciado. - Seguidamente se dio principio a los exámenes, según el programa indicado, por secciones, los que terminados, la Junta con sumo placer y satisfacción por sus progresos, distribuyó varios premios, consistentes en Impresos con una inscripción honrosa (habiendo consistido en medallas doradas y plateadas en exámenes anteriores),entre los niños que más habían sobresalido en las diferentes ramas que han sido examinadas. 
      Dicha corporación quedó altamente satisfecha, pues hubo secciones que contestaron a preguntas de industria, de agricultura, de geografía, con la explicación en la esfera armilar y resolución de algunos problemas del globo terráqueo; de geometría, dibujando en el encerado las figuras, y de urbanidad. Además, cierto número de niños representaron varias frases de diálogo para saberse producir con finura en la Escuela, en visita, en tertulia, en la mesa y en paseo. Por tanto, y por el brillante aseo y limpieza del local, provisto de los útiles y enseres necesarios, y reconociéndose en todo ello el singular esmero que ha desplegado el Profesor, del que tiene repetidas pruebas en todos los exámenes generales y extraordinarios en los siete años y tres meses que está al frente del establecimiento, que esta Junta acordó le den las gracias, como se las dan por el distinguido celo e inteligencia con que hasta aquí ha desempeñado su honroso ministerio, y se remita de este acto copia al Sr. Presidente de la Junta Provincial de Instrucción Pública y que se facilite otra al referido Profesor para su satisfacción, firmando dichos Señores de que yo el Vocal Secretario certifico. -José Maria Álvarez.- Francisco Barba Galán.- Bernabé Rincón.- José María Cubero, Vocal Secretario.      
     La antecedente copia está conforme con el original al que me refiero. Y para que conste, y en cumplimiento del acuerdo anterior, pongo la presente con el Vº Bº, el Alcalde, José María Álvarez.- José María Cubero.- Hay un sello."
    Independientemente de la rebuscada retórica del acta, se pueden sacar muchas conclusiones sobre las condiciones y contenidos, en el medio rural, de la enseñanza pública en aquellos años donde reinaba Isabel II.

domingo, 23 de diciembre de 2012

ALONSO MIGUEL DE TOVAR, pintor de la Divina Pastora

     Alonso Miguel de Tovar nació el 1 de Julio de 1678, en el pueblo de Higuera de la Sierra (en aquella época llamado Higuera junto a Aracena),siendo hijo de una familia de hijosdalgos venidos a menos, cuyos padres tenían por nombres Alonso Miguel y Ana Domínguez, descendientes de Alonso Hidalgo "el Viejo" que fue el primer poblador de Navahermosa y "le quedó la alcurnia de Ingenio", manifestada por la ejecutoria de nobleza de 1528 (según la biografía de Francisco Girón Marìa, 1988:20) que el pintor procuró recuperar en los últimos años de su vida, para legar a sus descendientes con el escudo de armas correspondiente. Los padres no consideraron que la dedicación a la pintura fuese algo degradante, dada su condición social, y enviaron a Alonso Miguel a Sevilla para iniciar su formación. Pasó por varios talleres hasta llegar al de Osorio y allí compartió formación con otro afamado pintor, Domingo Martínez, impregnándose de altas dosis de murillismo, en una ciudad tan proclive a ello como era la Sevilla de la época. Pasado el periodo de aprendizaje, Tovar decidió independizarse montando su propio obrador, poco a poco fue haciéndose un hueco entre los más afamados pintores de la escuela sevillana, hasta llegar a conseguir una selecta clientela que le encarga obras diversas, desde copias de obras de Murillo hasta retratos de la alta nobleza o la curia eclesiástica. No obstante, donde llegó a encontrar la obra que lo define como su mayor fuente de reconocimiento fue el encargo que le hizo fray Isidoro de Sevilla para pintar una imagen de la Virgen, según la había visto en una aparición de la Señora (aunque más tarde se dijo que solo fue "una piadosa ocurrencia" aunque, eso sí, (por inspiración divina") apacentando a unas ovejas que representaban "el rebaño humano" que ella protegía y guiaba. Aunque este era el motivo expuesto por fray Isidoro, la verdadera razón radicaba en buscar una imagen de referencia que compitiese en devoción con la Inmaculada, de la que se había apropiado la orden franciscana, y los capuchinos (orden a la que pertenecía el fraile) decidieron buscar otro referente mariano. Así nació la idea de la DIVINA PASTORA, que tras muchas sugerencias y cambios del visionario al pintor quedó ultimado un cuadro que salió en procesión, el 8 de Septiembre de 1703, desde la parroquia de San Gil y estacionó en la Alameda de Hércules, conocida como "punto de holganza y diversiones para la gente alegre y jaranera, donde cada uno está rodeado de peligros y son lúbricas sus andanzas", para allí subir el padre Isidoro a un taburete instalado entre las dos columnas de los Hércules y dirigirse
con oratoria vibrante a todos los presentes que de forma multitudinaria acompañaban al estandarte con la imagen. Así nació una nueva devoción entre los sevillanos que fue expandiéndose por otros pueblos y ciudades, donde fueron naciendo hermandades con esa devoción. No cabe duda que en Higuera de la Sierra, cuna del pintor, también se creo una hermandad con tal nombre. A partir de entonces la fama del artista fue creciendo tanto que llegó a ser pintor de cámara del rey Felipe V, protegido de la reina Isabel de Farnesio, trasladándose a Madrid, como gran copista de Murillo, donde aumento su fama y prestigio. Hoy lo valoran más como retratista que como imitador del famoso pintor de la Inmaculada.