viernes, 28 de septiembre de 2012

¿Fue Higuera de la Sierra un pueblo minero?

     Hace unos días me entretuve en hojear un libro cuyo titulo es REGISTRO Y RELACION GENERAL DE LAS MINAS DE LA CORONA DE CASTILLA (autor: Tomás González Carvajal) y, en sus paginas 422 y 423, encontré lo siguiente:
     " LA HIGUERA En las minas de Guadalcanal a 11 de Octubre de 1567, ante los oficiales de S.M., que en ellas residen, Antonio Rodríguez, por sí y en nombre de su hermano Sebastián, registraron una mina de cualquier metal que fuese en término del lugar de la Higuera, provincia de Sevilla, a do dicen la Vega,por tierras y cercados que llamaban de Pero Marín, arriero, y cruzaba el camino que va de la dicha villa a Zufre, y por la otra parte con viñas de Marín Hernández, pasando por el cercado de Bartolomé Rodríguez a dar al arroyo de los Cocederos y otros linderos. El 25 de Septiembre de 1574 registraron los dichos Antonio y Sebastián Rodríguez, en el mismo término de la Vega, en las tierras de Andrés Pérez Paniagua, la cual corría hacia el norte, pasando por la vía de la sierra que llaman de la Higuera, u los demás puntos que se citan en el registro anterior, y dieron escasas de ella a Juan Rodríguez Tapía, las cuales registró en su nombre en dicho día Francisco Trugillo ante los mismos oficiales.
    Con fecha 8 de Febrero de 1608, Carta para que los justicias del reino y en especial de la villa de Higuera, dejasen beneficiar a Antonio de Abalos una mina de plata que dijo había en el término de dicho pueblo, do llaman Retamares, dentro del cercado de Pedro Marín Cabezas.
    El 20 de Febrero de 1609, Carta para que justicias del reino, y en especial los de la villa de la Higuera, dejasen beneficiar a Antonio de Abalos una mina de oro, plata y otros metales que estaban en términos de dicha villa, junto a la de Aracena, en una viña de los herederos de Bartolomé de Fuste, vecino de ella."
    De nuevo, en 1889, vuelven a inscribirse en el Registro de Minas una serie de terrenos para la explotación en Higuera, de los que damos cuenta por haber sido hecho públicos por el periodico "La Provincia", con redacción en Huelva, y que dicen lo siguiente: 1ª) Registro nº 6019 - 24 pertenencias de mineral plomo y otros metales, en terreno de Capellanía de Crespo, paraje Solana de los Fontanales (Higuera junto Aracena); linda al N., S., E., y O. con terreno de propiedad particular. La mina se llamará "Marta". 2ª) Registro nº 6023- 18 pertenencias de mineral plomo y otros metales en terreno de propiedad particular, paraje Umbría de la Carpintera (Higuera junto Aracena), linda al N. con propiedad particular, al S. y al E. con terrenos de Bartolomá Ruiz y al O. con terrenos de José, padre de Veterinario de Higuera junto Aracena. La mina se llamará "San Francisco". 3ª) Registro nº 6023- 12 pertenencias de mineralplomo y otros metales, en terreno de propiedad particular, paraje Punta de la Umbría (Higuera junto Aracena); linda al N. con terrenos de Catalina Durán y hermanos, al S. con camino de Higuera para la Umbria y tierras de D. Manuel Crespo y Rafael Rodríguez y al O. con Manuel Crespo. La mina se llamará "La Luz". Estas tres solicitudes fueron hechas por D. Manuel de la Corte y Delgado en nombre de D. Benito Ponce y Sánchez (publicadas en pag.2 el 26-11-1889).
     Posteriormente se hizo la registrada con el nº 6030- 16 pertenencias de mineral plomo y otros metales, en el Valle, terrenos de D. Antonio Díaz (Higuera junto Aracena); linda al N. y al S. con propiedad de D. José Garzón, al E. con tierras de Dª Manuela y D. Rafael Santos y al O. con las de D. Manuel Garzón. La solicitud la presentó D. Manuel de la Corte y Delgado, vecino de la capital, y la mina se lamaría "La Revancha". (pag.2 del periodico del 04-12-1889).
   Hasta aquí la transcripción de estas anotaciones mineras. Es una sorpresa que con un subsuelo tan rico no tengamos noticias ni vestigios los naturales y vecinos de Higuera de la Sierra, pero pudiera ser que estuviésemos pisando el suelo y no sepamos que debajo hay una riqueza incalculable de oro, plata y otros metales. Con el paro que hay y las necesidades de la mayoría de sus habitantes debía de hacerse un esfuerzo y comprobar si estas anotaciones tienen algún viso de realidad o eran artilugios para apoderarse de las tierras.