martes, 27 de marzo de 2012

REFLEXIONES DESPUES DEL 25 M

     Se han celebrado las Elecciones Autonómicas en Andalucía y en Asturias con algunas sorpresas que serían dignas de analizarse. Si bien en Asturias, las encuestas daban una victoria muy apretada del PSOE en aquella Comunidad, el resultado ha sido más amplio de lo esperado en votos y en escaños, aunque no se ha conseguido una mayoría de gobierno y puede darse la circunstancia que, una vez hecho el recuento del voto por correo de los emigrantes, los socialistas consiguieran un diputado más, en detrimento del Foro de Cascos, dándose un empate a 22 diputados entre PSOE+IU y FORO+PP, lo que dejaría a UPyD la decisión de votar a un Gobierno de izquierdas o un Gobierno de derechas. Este escenario sería muy interesante porque obligaría a UPyD a quitarse la careta y, probablemente, no sería nada extraño que se decantase por FORO+PP ya que para muchos de nosotros no existe la menor duda de que esa formación está compuesta por una mayoría social conservadora si cabe, en determinadas cuestiones, tanto o más que el PP. Sería útil saber, de una vez por todas, cuales son los intereses que mueven a está formación política. No creo equivocarme pero si así fuese, yo sería el primer sorprendido.
     Vamos con Andalucía. De entrada diremos tres cosas: 1ª) Fracaso rotundo de todas las encuestas. Algunas vaticinaban más de 12 puntos de diferencia entre PP y PSOE y una mayoría absoluta bastante holgada para los populares, cuando la realidad ha sido de algo más de un punto (el 1,1 %)la diferencia en votos y solo tres diputados(PP=50 y PSOE=47). 2ª) Tendrá, por fin, que reconocer el PP que el señor Arenas les será muy útil en Madrid, pero su credibilidad en Andalucía no da el suficiente margen para ganar el Gobierno y esa conclusión está avalada por tres rotundas derrotas y una pírrica victoria, esta última, que creo no le va a servir para nada (diré porque digo "creo"). Eso supone que más pronto que tarde le buscarán un hueco en Madrid y darán por amortizada su presencia en la política andaluza. 3ª) Los que pronosticaban un desastre total en el resultado de los socialistas tendrán que reconocer que si después del escandalo de los ERE, con los imputados llamados a declarar o encarcelados en plena campaña ( a lo que ya nos tienen acostumbrados, por decisiones judiciales en esta y anteriores campañas electorales), que si las evidencias de culpabilidad son tan claras no tenía que demorarse hasta esas fechas; sí después del desgaste de 30 años gobernando y la crisis tan tremenda que padecemos, solo se han perdido 9 diputados y se ha conseguido frenar la perdida de votos, incrementando su porcentaje respecto a las generales, aunque muchos hayan trasvasado el suyo a IU y no al PP; si después que toda la artillería mediática (prensa, radios y TV) estén en manos conservadoras, salvo muy escasa excepciones, estuviese machacando e inclusive insultando a la inteligencia de los andaluces, el resultado es magnifico a todas luces. No obstante, en lo referente a la formación de un nuevo Gobierno, yo no estoy convencido de que vaya a ser cosa fácil. Si muchos creen que un pacto PSOE con IU es cosa hecha se están equivocando de pleno. Ese pacto sería lo más lógico y natural pero no podemos olvidar lo que ocurrió en Extremadura, en iguales circunstancias, y eso puede volver a ocurrir aquí también. En plena campaña hemos podido observar que por parte de Izquierda Unida se ha atacado más al PSOE que al PP y ello es debido a que muchos de sus dirigentes creen que mientras peor le rueden las cosas a los socialistas mejor les irá a ellos, por tanto su crecimiento pasa por la debilidad del PSOE. Es difícil que algunos comprendan que, a nivel nacional o de comunidad, su imposibilidad de ser formación mayoritaria para formar gobiernos y siguen manteniendo la teoría del "sorpasso" de Anguita, alentada por Pedro Jota en su día, creyendo que algún día no muy lejano podrían ser la primera fuerza de la izquierda en este país, cosa casi imposible en las actuales circunstancias y menos aún si, como ya se vislumbra, empieza una cierta recuperación de los socialistas. Es cierto, como dice Gordillo (no perdona al PSOE el hacer incompatible ser alcalde y diputado como él lo es), que muchos militantes de esta formación son mas anti-PSOE que izquierdistas, aunque presuman de ello, y son más antisistema que otra cosa. También es cierto que hay magníficos militantes de la resistencia antifranquista histórica, pero desgraciadamente son cada vez menos. Tampoco podemos olvidar que su máximo dirigente, el señor Valderas, fue Presidente del Parlamento Andaluz gracias a la "pinza" que en su día acordaron él y Arenas. La negociación se presenta complicada, las exigencias serán tan altas que probablemente no puedan cumplirse, no se podrá llegar a un Gobierno de Coalición y, como mucho, se podría llegar a acuerdos en la investidura de Griñán y a algunos pactos puntuales, lo que dejaría al PSOE en grandes dificultades para agotar toda una legislatura. Eso, si no ocurre lo de Extremadura. En fin, espero equivocarme rotundamente por el bien de todos los andaluces.

3 comentarios:

  1. Como siempre, amigo Pepe, tu análisis y reflexiones son excelentes, esperemos haber que pasa, sí que tiene que tener en cuenta IU cual ha sido el voto de Andalucia, el que mayoritariamente ha sido de izquierdas y esta obligado a facilitar la gobernabilidad de de la misma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te contesto con el comentario siguiente. Gracias por seguir leyendo mi reflexiones.

      Eliminar
  2. Hoy ha dicho Valderas que fueden darse tres escenarios:1º)Entrar en el Gobierno, 2º) Llegar a pactos puntuales, 3º) Apoyar la investidura de Griñan. Es importante que hayan casi descartado el abstenerse, que es lo que daría el gobierno al PP, pero de los tres escenarios estoy convencido que eligen el segundo o el tercero y dejan solo al PSOE en el gobierno. Será difícil, pero de peores hemos salido. Ha empezado la recuperación y la caida del PP va a ser más rápida de lo previsto. Pedirán, no muy tarde y a nivel nacional, un pacto de legislatura o, en el peor de los casos, un Gobierno de coalición como pasó no hace mucho en Alemania, pero jamás deberiamos aceptarlo.

    ResponderEliminar