jueves, 23 de febrero de 2012

SOBRE LA REFORMA LABORAL

     He sido una persona que en diferentes etapas de mi vida laboral pude conocer como se vive la negociación colectiva en la empresa, tanto como sindicalista que como parte integrante de la dirección, funciones que me dan una perspectiva amplia de conocimiento sobre dicha materia. La satisfacción que produce la finalización del acuerdo entre las partes es uno de los estimulos más agradables que pueden llevarse a cabo en tu labor como negociador y, si además, luego es refrendado por el voto de los trabajadores aun más. Este sistema que tan buenos resultados ha dado en España durante muchos años, no solo a nivel de empresa sino también en las distintas ramas de la produción, con convenios provinciales, nacionales o sectoriales,a partir de ahora, con la aprobación de la Reforma Laboral del Partido Popular, todo entra en cuestión. De nada vale el hecho de tener un Convenio Colectivo firmado si por diferentes causas la empresa puede descolgarse de él para cambiar las condiciones de trabajo (salarios, horarios, jornadas, vacaciones, movilidad funcional y geografica, turnos, etc)por razones tecnológicas o económicas (solo con dos trimestres de menores ventas o previsión de menores ingresos puede hacerlo). De nada valdrán los convenios colectivos de indole provincial o nacional si se le da preponderancia a los realizados a nivel de empresa y si con ello se elimina la intervención de los sindicatos pues la cosa está clara (se legisla que a falta de representación sindical puedan negociar tres trabajadores cualesquiera que sean elegidos por el resto de la plantilla y ésto nos llevará a la desaparición sindical en empresas pequeñas). Si se da la circunstancia de que durante tres trimestres seguidos se producen menores ingresos (que no perdidas)dentro de una empresa, ya pueden despedir colectivamente a los trabajadores, independientemente de que puedan rebajar sueldos, cambiar horarios, vacaciones, turnos, etc.Pero lo más duro y sangrante es que si a un trabajador le dan de baja médica durante nueve dias, en el periodo de dos meses, puede ser despedido. Si hay desavenencias entre empresarios y trabajadores en la negociación colectiva y no se llega a acuerdos, en el periodo de dos años, el convenio no se prorroga sino que se establecen las condiciones mínimas en salarios y derechos sociales. Desaparece la posibilidad de que si trabajan los dos miembros de un matrimonio puedan disfrutar de las vacaciones conjuntamente en su 50%. El permiso de paternidad en su última versión queda suspendido. Se aumenta el periodo de los contratos de formación hasta los tres años (antes estaba en dos)y al subvencionar con 3.000 euros la contratación hasta los 30 años, subir la subvención del 70% al 80% de la Seguridad Social en el 2º año, será este el contrato más usado y fomentará el despido para acogerse a él posteriormente. Ello ira en detrimento de la contratación de personas mayores de 30 años, a los que no será tan rentable contratar al poder optar por los de formación, siendo el sector con más necesidades económicas por tener mayores cargas familiares. Se da tal importancia a la Empresas de Trabajo Temporal que el trabajador que no esté ligado a ellas será difícil que pueda acceder a un trabaja de corta duración y, si además, se les reconoce a éstas la posibilidad de convertirse en Agencias de Colocación será "la puntilla" del INEM y la privatización de un servicio con posibilidades de clientelismo político muy definido. Estas breves anotaciones, dentro de un contexto más amplio de disparates, harán que a final de años estemos en cifras cercanas a los seis millones de parados en España, entre en crisis el Sistema de la Seguridad Social y fundamentalmente el de Pensiones y Coberturas al Desempleo, disminuya el consumo y con ello cierren muchos pequeños negocios y los comedores sociales se vean desbordados hasta límites increibles. El impago de hipotecas lleguará hasta magnitudes insoportables y los deshaucios será el orden del día, porque si la aceptación de la entrega del inmueble para saldar toda la deuda es una decisión voluntaria en su aplicación, por parte de los Bancos, no tendrá efecto alguno. Si a todo ello le añadimos la privatización de los servicios básicos como Educación, Sanidad y Servicios sociales; la subida de impuestos como el IRPF (este mes de Febrero muchos pensionistas comprobarán como la subida del 1% será absorbida e incluso disminuida la pensión en valores inferiores a los del año anterior), la subida de la gasolina hasta cuantias nunca vistas, la del IBI de nuestras viviendas hasta un 50% y más con respecto al actual y los impuestos y tasas de los Ayuntamientos al alza, pues el panorama no puede ser más negro. Eso sí, se saneará la Banca y se intentará pagar las facturas atrasadas de los empresarios que para algo son la clientela financiera y votante del Partido Popular aunque muchos trabajadores lo hayan sido tambien de forma poco comprensible,dadas las medidas en su contra que se están llevando a cabo.En fin, me gustaría equivocarme y tener que reconocerlo en este mismo blog, pero me temo que no tendré esa oportunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario