lunes, 23 de enero de 2012

LOS VENDEDORES DE HUMO Y SUS CREYENTES

     No es nada extraño que encontremos amigos o conocidos que, en las conversaciones de la barra de un bar, cuando se habla de política dentro del panorama nacional que nos rodea, nos suelte aquello de "Yo siempre he votado a los socialistas pero, en estas últimas elecciones he cambiado mi voto porque, como la situación esta tan mal, creo que hay que darle una oportunidad a la derecha para ver si cambia la cosa". Cuando se les pregunta sobre que datos maneja para que eso pueda suceder, nos contestan: "No sé...no me baso en nada concreto, pero en tiempos de Aznar se creo empleo y se vio una cierta mejoría en la economía. A lo mejor con éste (Rajoy)vuelve a pasar algo parecido y como ellos dicen que saben como hacerlo pues habrá que darles esa oportunidad. Si pasa el tiempo y comprobamos que la cosa no cambia, pues tendremos que volver a nuestro voto de siempre". Claro, lo que olvidan o desconocen que el año de mayor número de empleados fue en el 2007, tercer año de gobierno de Zapatero con 2,6 millones mas que en el último año de Aznar en 2004,pero que todo estaba montado en la burbuja inmobiliaria de tan funesta gestación y gestión. Cuando les dices si para ellos no tiene ninguna importancia el desbarajuste que existe en algunas autonomías gobernadas por el PP (Valencia, Baleares , Murcia, etc) donde la corrupción y la quiebra económica campan a sus anchas, como les pueden infundir confianza para que gobiernen la nación, a lo que suelen contestar, poco más o menos, así: "Bueno, aquí roban todos y eso en los políticos es una cosa común e irremediable en este país. De todas formas para resolver eso están los jueces. Aquí lo que hace falta es que haya trabajo para los parados y si alguien roba, poco podemos hacer...". Resulta decepcionante que muchos piensen de esta manera pero esa es la realidad, no se detienen a analizar si todas las corruptelas son semejantes, que no lo son, y si a todas se les combate igual en función de su color político.
      Garzón metió en la cárcel a Barrionuevo y a Vera, ministro y Secretario de Estado de PSOE, ante el aplauso generalizado de la derecha de este país y parte de la izquierda, pero ahora ha destapado la corruptela del Gürtel y otras que afectan a políticos de PP, junto a la financiación del partido, con el resultado de que el que está en el banquillo es el propio Garzón en la última versión de "El aguacil alguacilado". Toda la opinión pública internacional está sorprendida con lo que pasa aquí, pero no nos debe extrañar si al final todos los corruptos salen impunes a la calle y el juez queda suspendido y condenado. Esto supone la degeneración más absoluta del sistema democrático. Todo ello se traduce a que en el electorado existe un moral distinta entre los votantes de la derecha y la izquierda, porque al elector de los primeros le importa un pimiento si hay corrupción o no en el PP, pero a una buena parte del electorado de los segundos si les influye el que exista corrupción,  aunque solo sean indicios en determinados casos, a la hora de depositar su confianza en los socialistas. Una realidad clara y evidente es que hacer una oposición sin tregua e irresponsable, en muchos casos, cargada de demagogia barata, no tiene nada que ver con tener que gobernar seriamente en una situación difícil. Hay una gran diferencia entre repetir hasta la saciedad aquello de "Nosotros sabemos como hacer las cosas" y decir ahora "Esta situación es muy difícil y no sabemos cuando saldremos de ella". Tampoco es de recibo manifestar "Crearemos tres millones y medio de puestos de trabajo" y decir ahora "Vamos a pasar de los cinco millones de parados en poco tiempo". O esa otra de "La economía tiene que crecer aumentando el P.I.B. para crear empleo y con nosotros crecerá" y salir ahora con "En el año 2012 se producirá una caida del 1,5 % de P.I.B. y, en el 2013 solo se crecerá el 0,2 % , eso sucederá también en casi toda Europa", pero con Zapatero toda la culpa era suya aunque en otros países se Europa sucediese lo mismo, incluso con mayor gravedad, y en España se creciese el 0.7 % en 2011. Tampoco se puede decir "Es una barbaridad subir los impuestos y yo me comprometo a bajarlos" y luego va y dice "Subo el IRPF, el IBI más tarde lo haré con el IVA, congelo el Salario Mínimo, subo el 1% las pensiones pero luego les aplicó un mayor porcentaje en el IRPF y la mayoría de los pensionistas cobrarán menos que en 2011, subirán las tarifas eléctricas y la gasolina ya está más cara que nunca y no digamos el gasoil". Para ahorrar disminuiré el gasto social, pero como los bancos están con problemas por la burbuja les inyectaré 40.000 millones de euros. En fin, el Sr. Rajoy sigue escondido detrás de Dª Soraya, que ya no sabe que nueva "elocuencia" contarnos, el Sr. Montoro dice una cosa hoy y mañana la contraria o el Sr. de Guindos que solo habla en el extranjero y no precisamente cosas agradables.
     Ante semejante panorama, a dos meses de la Elecciones Andaluzas, el PSOE está inmerso en un largo proceso congresual para elegir un nuevo líder, cuando lo más urgente y necesario es la puesta en marcha de una oposición fuerte , seria y responsable que de respuestas adecuadas o las incongruencias del Gobierno. Se encuentra con una total orfandad de medios de comunicación donde exponer sus razones y argumentos , porque todos se han escorado hacia el Sol que más calienta que no es otro que "al calor del poder". También se espera, una vez más, que la Srª Jueza salga pronto con un auto inculpatorio hacia algunos de sus cargos, si bien se cruzan apuesta a si lo hará en el desarrollo del Congreso en Sevilla o el la precampaña electoral, casa muy habitual en los últimos tiempos. En fin que estamos rodeados de vendedores de humo y sus creyentes, con tal descaro e ironía que hasta Arenas me lo quieren hacer pasar por un hombre serio y sincero, características que nunca lo han distinguido.