viernes, 17 de junio de 2011

EL FUTURO DE LAS PENSIONES

Actualmente, no son pocas las conversaciones en las que se opina sobre el sistema de pensiones y su futuro, produce cierta inquietud la disposición del Gobierno socialista de Zapatero para dar un cambio sustancial al sistema con medidas drásticas, que no dejan indiferentes a casi nadie y producen resquemor y preocupación a la mayoría y desconcierto a los votantes del PSOE, está siendo demasiado brusco el cambio en la política social respecto a la llevada a cabo hasta hace poco tiempo. Este giro de 180º, que aparca muchas medidas tomadas con anterioridad y reduce gastos para otra serie de ellas, lleva a una serie de preguntas como las que siguen: ¿porqué este cambio?....¿quién o quienes les obligan a hacerlo?...¿servirá todo esto para algo beneficioso para los posibles afectados o simplemente se trata de que salgan ganando los especuladores de siempre?.....¿quienes mandan realmente, los gobiernos elegidos en las urnas o los mercados manejados por intereses lucrativos de orígenes obscuros?. Vamos a tratar, a continuación, de contestarnos esas preguntas a nosotros mismos.
Cuando se toman decisiones que cambian el sistema, cosa que suele suceder cada cierto tiempo para alterar las condiciones existentes y, casi siempre, en la dirección de endurecerlas, persiguen (según nos dicen) “hacer viable el cobro de las pensiones para un futuro…”, frase recurrente con la que se pretende justificar las medidas adoptadas, produciendo un malestar social que desemboca en desencuentros entre los agentes sociales y protestas de diversa índole. En su día, ya le pasó al Gobierno de Felipe González cuando cambio el periodo de cálculo en los años de cotización, lo que le supuso un enfrentamiento sin precedentes con los sindicatos y la huelga general. Después, a pesar del Pacto de Toledo firmado en 1995 por todas las fuerzas políticas con el objeto de trabajar juntas y buscar mejores soluciones, ya bajo el Gobierno de Aznar, que entre otras medidas implantaba la revisión automática en función del IPC previsto, no fue muy duradero el consenso puesto que se tomó la medida gubernamental de congelar las pensiones para 1997 junto con congelar los salarios de los funcionarios. EL Ministro de Administraciones Públicas era el Sr. Rajoy y el de Trabajo el Sr. Arenas, y esas medidas originaron una huelga el 11 de Diciembre de 1996. Si examinamos la evolución de las cuantías percibidas durante los ocho años de los Gobiernos de Aznar, el resultado no puede ser más desesperanzador: desde 1996 al 2004 las pensiones mínimas con cónyuge a su cargo subieron un total durante todo el periodo de 107,03 euros, a razón de una media de 9,85 euros al mes durante los cuatro años del ministro Arenas y 12,80 euros al mes del ministro Aparicio, quedando al final del periodo popular en las cantidades siguientes:
PENSIONES MINIMAS DEL AÑO 2004
Jubilación
Titular de más de 65 años con cónyuge a su cargo………………484,89 Eu.
“ “ “ “ “ “ sin “ “ “ “ ………………411,76 “
Viudedad
Titular con cargas familiares……………………………………………….. 383,66 “
“ “ 65 años o más……………………………………………………411,76 “
Incapacidad permanente
Gran invalidez con cónyuge a su cargo……………………………….....727,34 “
Orfandad
Para los beneficiarios con ese derecho……………………………… 124,46 “
PENSION MEDIA
Pensión media de jubilación……………………………………………… …727,34 “
“ “ del sistema……………………………………………………581,06 “
Las subidas de pensiones durante los Gobiernos del Sr. Aznar, cuando no estuvieron congeladas, solo subieron el IPC previsto que era muy bajo a causa de la reducción de la inflación en dicho periodo.
Como consecuencia de las Elecciones Generales de 2004 llega el primer Gobierno socialista del Sr. Zapatero y en ese primer cuatrienio el cambio de tendencia es importante, ya que las subidas fueron siempre superiores al IPC y de modo sustancial en las mínimas y las de viudedad. En este segundo mandato se han ido moderando hasta llegar a la congelación parcial para el 2011. Veamos a continuación los incrementos proporcionales de los diferentes ejercicios:
Año 2005: las mínimas entre un 4,50 y un 8,07 % y el resto un 3,5 %
“ 2006: “ “ “ “ 4,92 “ “ 8,00 % “ “ “ “ 3,4 %
“ 2007: “ “ “ “ 5,62 “ “ 7,13 % “ “ “ “ 2,6 %
“ 2008: “ “ “ “ 4,01 “ “ 6,50 % “ “ “ “ 2,5 %
“ 2009: “ “ “ “ 3,41 “ “ 5,84 % “ “ “ “ 2,4 %
“ 2010: “ “ “ “ 2,00 “ “ 5,87 % “ “ “ “ 1,0 “
Las de viudedad, por regla general, estuvieron en el porcentaje más alto de las mínimas y, a veces, lo superaron: en el año 2010 se les incremento entre el 4,31 % para mayores de 65 años y el 5,57 % para menores de 65 años.
Año 2011: para el presente ejercicio se ha previsto una subida de las mínimas en un 2,30 % (consecuencia de la suma del 1,3% de consolidación del diferencial de inflación de 2010 y el 1,00 % de subida decretada para el año 2011) e independientemente se abona una paga única de 120 euros en Enero por el diferencial de inflación con respecto a lo previsto para el anterior ejercicio. Si hacemos un balance de la evolución en estos años de Gobierno socialista, llegaremos a los siguientes resultados:
PENSIÓN MINIMA (Comparativa 2004 a 2011)
Jubilación en 2004 en 2011 subida %
Titular más de 65 años con cónyuge 484,89 Eu. 742,00 Eu. 53,02
“ “ “ “ “ sin “ 411,76 “ 601,40 “ 38,53

Viudedad en 2004 en 2011 subida %
Titular con cargas familiares 383,66 Eu. 695,40 Eu. 81,25
“ “ 65 años o más 411,76 “ 601,40 “ 43,06
Incapacidad permanente
Gran invalidez con cónyuge a su cargo 727,34 “ 1.113,00 “ 53,02
Orfandad
Para los beneficiarios 124,46 “ 183,70 “ 47,06
PENSION MEDIA (comparativa 2004 a 2011)
Año 2004 Año 2011 subida %
Titular de cuantía media por jubilación 654,34 Eu. 892,38 Eu. 36,00
“ “ “ “ del sistema 581,06 Eu. 785,83 Eu. 35,00

Con los datos anteriores, cada cual sacará las conclusiones que estime oportuno pero, teniendo en cuenta que son cifras oficiales del INE, ministeriales y sindicales, no es muy complicado saber que periodos fueron más beneficiosos para los perceptores de pensiones.
Otra de las cuestiones que es motivo de polémica en la calle o en los medios de comunicación, bien por motivos de alineamiento político o por distinta forma de ver la situación (según el vaso medio lleno o medio vacío con el que cada uno vemos las cosas), se refiere a la “salud” que goza nuestro Sistema de Seguridad Social en lo referente a la relación existente entre afiliados a la misma y el número de pensionistas actuales y futuros, así como sobre la determinación de los años en que ha habido mayor de afiliados para establecer cuando hubo más creación de empleo. A continuación analizaremos los datos entre 2001 y 2010, la década completa, tomando como referencia el mes de Noviembre, por ser el último del que se conocen cifras oficiales en el año que ha terminado. Si los separamos, en función a los distintos gobiernos, estos serían los resultados:
Gobierno del Sr. Aznar
Año 2001: 15.689.504 afiliados
Año 2002: 16.171.455 afiliados
Año 2003: 16.682.440 afiliados
Año 2004: 17.144.218 afiliados

Gobierno del Sr. Zapatero
Año 2005: 17.904.252 afiliados
Año 2006: 18.667.599 afiliados Año 2007: 19.231.986 afiliados
Año 2008: 19.136.055 afiliados
Año 2009: 18.020.470 afiliados
Año 2010: 17.612.709 afiliados

Como podrá observarse, el año que más cotizantes ha tenido la Seguridad Social ha sido el 2007, tercer año de mandato del primer gobierno socialista de Zapatero donde se pasó a superar al último de la era Aznar en 2.087.768 afiliados, que suponen el record histórico jamás alcanzado y la mayor población ocupada que ha tenido nuestro país. Es más, a pesar de la crisis que nos agobia en estos instantes y nos fijamos en la cifra correspondiente al 2010 aun se superan los afiliados del año 2004 en la cantidad de 468.491, esto nos demuestra que aun en estas difíciles circunstancias existe más empleo que en el último año del gobierno popular.
Algunos comentarán que el empleo se mide mejor a través de la EPA (Encuestas de Población Activa) que la de afiliados a la Seguridad Social, pero también vamos a analizarlo por ese camino, aunque antes es conveniente, para su mejor entendimiento, que definamos una serie de conceptos que la componen:
Población activa = Es la compuesta por aquellas personas mayores de 16 años que trabajan o están en disposición de hacerlo (inscritos como demandantes de empleo).
Ocupados= Los que están trabajando con contratos legales.
Parados= Los inscritos en las oficinas de empleo como demandantes.
Analizaremos los datos de la última década y teniendo como referencia los terceros trimestres de cada año, por ser el último conocido en el año 2010, a través de la siguiente Tabla:
Tabla de III trimestres anuales (en miles)
Año Activos Ocupados Parados %Actividad %Paro
2001 18.164,1 16.294,3 1.869,7 53,22 10,29
2002 18.943,7 16.763,1 2.180,6 54,61 11,51
2003 19.685,5 17.459,4 2.226,0 55,78 11,31
2004 20.310,1 18.291,1 2.180,9 56,59 10,74
2005 20.956,1 19.191,1 1.765,1 57,43 8,42
2006 21.660,7 19.895,6 1.765,1 58,44 8,53
2007 22.302,5 20.510,6 1.791,9 59,10 8,03
2008 22.945,1 20.346,3 2.598,8 59,95 11,33
2009 22.993,5 18.870,2 4.123,3 59,81 17,93
2010 23.121,5 18.546,8 4.574,7 60,08 19,79

El cuadro anterior nos muestra que el mayor número de ocupados se produjo en el año 2007, con 20.510.100 puestos de trabajo, y que ese mismo año solo estuvieron inscritos 1.765.100 parados con una tasa del 8,03 %. Ese año fue el 3º del primer Gobierno socialista de Zapatero, que superó holgadamente a los 18.129.100 ocupados y 2.180.900 parados, con una tasa del 10,74 % del año 2004. Curiosamente, en el año 2010 hay 417.700 ocupados más que en 2004, a pesar de la crisis, pero al pasar la población activa a la cifra de 23.121.500 debido a la crisis en la construcción, la mayor demanda de empleo por parte de mujeres y jóvenes, el número de parados ha ascendido a la cifra de 4.574.700 parados, con la escalofriante tasa del 19,79 %. Solo el pinchazo de la burbuja inmobiliaria ha ocasionado casi 2 millones de desempleados y la recuperación en este sector no se ve a corto plazo y aunque la hubiese a medio plazo nunca alcanzaría los niveles que tuvo en los pasados años. En definitiva, hoy hay más ocupados que en el año 2004 pero la población activa es muy superior a la de aquellas fechas, no solo por la demanda de la población nativa o autóctona sino por una presencia de emigrantes de los que pocos vuelven a sus países de origen cuando pasan al desempleo.
El número actual de pensionistas se eleva a la cantidad de 8.711.000 y en su relación con los ocupados se puede comprobar que la financiación de cada uno es soportada por 2,58 de trabajadores activos, pero la cifra va en un aumento constante, teniendo en cuenta la mayor esperanza de vida de los españoles, que solo es superada porcentualmente por Japón. A pesar de ello, este último ejercicio ha producido superávit en las cuentas y se acumula un fondo de reserva en torno a los 64.000 millones de euros, pero las previsiones de futuro nos dicen, según estudios realizados por expertos en la materia, que la población de pensionistas alcanzará los 11 millones en el año 2025 y para el 2049 se duplicaría la cifra actual, es decir llegaríamos a los 16.800.000 pensionistas. El crecimiento del gasto va en un aumento acelerado y si en el año 2007 suponía el 8,4 % del PIB (Producto Interior Bruto) se presupone que será del 15,10 % para el 2060. Ante este reto demográfico no existe otra solución que preparar al Sistema de Seguridad Social para el futuro.
Desde 1977 los ingresos por cotizaciones habían superado siempre a los gastos por pagos de pensiones, inclusive durante la crisis de 1993, pero en el recién terminado 2010 el resultado se ha invertido ya que por primera vez los gastos (95.714 millones de euros) han superado a los ingresos (94.822,7 millones de euros) y solo gracias a los intereses producidos por 88 % de los 64.000millones de las reservas que están invertidos en deuda pública, lo que han supuesto unos 2.661 millones de euros que sumados a los ingresos por cotizaciones, junto a otras partidas de pequeña cuantía de otros conceptos, y restados los gastos dieron como resultado final los 2.382,97 millones de euros. También es importante resaltar que existe un aplazamiento de pago a las empresas en crisis que supera los 8.000 millones de euros. Esto, a corto plazo, es insostenible ya que no solo influye el descenso de cotizaciones consecuencia del desempleo sino que los nuevos pensionistas se incorporan con mayores cantidades a percibir y los que abandonan el sistema, por defunción de sus beneficiarios, son antiguas con menores percepciones. Las perspectivas de crecimiento en el empleo se distancian en el tiempo y el aumento de las cuotas al personal activo y a empresas se presenta complicado y poco asimilable por la ciudadanía, lo cual no quiere decir que no se lleve a la práctica en función de la necesidad, pero ello no aportaría soluciones sin el alargamiento de la vida laboral y los cómputos anuales para el cálculo. Se trata de hacer viable el Sistema Público de Pensiones y no darlo por fallido para fortalecer los Sistemas Privados en base a capitalizaciones y que solo en el año 2008 perdieron un 20 % de su valor, cosa nada desdeñable por su importancia, que demuestra que esa no puede ser la salida. Reducir las prejubilaciones y las jubilaciones anticipadas son otras medidas necesarias para evitar los enormes gastos que comportan, siendo muchas veces innecesarias. La incorporación al mundo laboral de colectivos de discapacitados y corregir los problemas de género son otras alternativas para una mejora del sistema.
Acaba de firmarse el pacto entre Sindicatos, CEOE y Gobierno para regular el sistema de Pensiones y lo que parecía una “zapaterada” sin sentido, se ha convertido en algo necesario para garantizarlas en un futuro y demuestra que no era tan descabellado. Tampoco estaría mal el analizar como están en otros países y lo que se está haciendo por parte de los distintos gobernantes sin distinción entre conservadores y progresistas, aunque siempre existan matices que lo distinguen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario